Cronica de una mente perturbada
  Título de la nueva página
 

Este fin de semana estuvo súper movido, para empezar el viernes me fui a un Bar Mitzvah... no, la verdad fui a la graduación de mi cuñada y tengo que decir que no hay nada tan hermoso en este mundo como ver a un puñado de pequeñas mozalbetas de 15 años en vestiditos de noche, asesinarse a puñaladas por la espalda, frente al altar de una iglesia, mientras sus padres las miraban con ensoñación. Buenos tiempos.


Obviamente después de la misa fuimos a la fiesta en si, que tuvo lugar en un salón de fiestas de la Ciudad de México, lugar en donde viví algo muy extraño. Estaba yo realizando mis necesidades fisiológicas, muy tranquilo y ocupándome de mis propios asuntos, cuando un señor entró al cuarto de baño acompañado de un niño de aproximadamente 10 años. Todo iba bien hasta que el niño me vio y grito “¡Ah! ¡Eres Joss de LEVEL UP!” Creo que no necesito explicar la expresión de horror que se apoderó de la cara del hombre al ver a su hijo gritar y acercarse a mi con singular alegría mientras yo estaba ahí, ocupándome de mis cosas. Fuera de eso la noche continuó sin eventualidades.

 

El sábado me levanté temprano y todo mal cocido, para poder ir a Mundo E, más precisamente a Best Buy, sede de los WCG. Cabe mencionar que dicho lugar se encuentra justo al otro extremo de la ciudad más grande del mundo, afortunadamente la casa de mi novia está situada a medio camino y no tuve que desviarme. Al llegar al lugar del evento me encontré con un trailer, a fuera del cual varios gamers esperaban su turno para darse con todo en Halo 3, posteriormente ingresé al interior de Best Buy en donde había otra tropa de jugadores esperando enfrentarse en FIFA.


Y obviamente me encontré a varios conocidos, amigos y camaradas entre los asistentes.

 

Después fui con mi novia a los cines de esa plaza y vimos Transformers 2. Para empezar tengo que decir que jamás voy a recuperar los 20 minutos que perdimos viendo comerciales de partidos políticos en el cine, sumados a la enorme cantidad de anuncios que ya te meten en cualquier película. Y en cuanto a Transformers 2, se que esto me va a ganar varios enemigos... pero tengo que decir que no me gustó nada. Se me hizo aburrida, llena de Transformers nuevos, extraños y suficientemente genéricos para ser destruidos sin más ni más. Los únicos dos personajes a los que les hicieron algún tipo de énfasis fue a dos gemelos hillbillies que se la pasaban peleando y maldiciendo como niños de 5 años, además ¡eran hillbillies! Yo estuve toda la película esperando a que llegara el Rayo McQueen a untarles Rusteeze en los dientes.


Y el punto bajo de la película fue cuando Megatron nos presenta a Darth Fallen, quien incluso lo llama “mi pupilo”, por que en esta película Megatron fue deslavado hasta quedar como un villano de tercera, que solamente se limitó a maltratar a Starscream, quien, a su vez fue convertido en el Smithers de los Decepticons. Ya para cuando la película iba en la parte en la que mágicamente todo mundo aparece en Egipto yo estaba aburrido más allá de los límites conocidos y por primera vez en mi vida me quedé dormido durante una película.

 



Y para cerrar el broche de oro al dirigirnos a pagar el estacionamiento pasamos frente al Sirloin Stockade y mi voracidad le ganó a mi sentido común y nos metimos a darle con todo al buffete. Para empezar mi novia pidió una especie de bebida amarilla que vio en una mesa aledaña, según el mesero era piña colada, yo mantengo mi teoría de que si la hubiésemos vertido sobre unas tortugas en este instante tendría un cuarteto de ninjas a mi lado. Sinceramente no puedo recomendar este restaurante ya que la comida del buffete no estaba realmente buena, solo el pollo frito, pero siendo realistas, no hay muchas formas en las que un pollo frito pueda salir terriblemente mal y, además, su barra de sushi solo consistía en una especie de rollos de arroz envueltos en nori, yo me tuve que robar surimi de la barra de ensaladas para hacerlos pasables y para acabar, tienen helado de chocolate, pero hecho con agua. A final de cuentas fue un día entretenido y divertido, por que cualquier día que pase con mi chica es excelente. ¡Ay! Se me cayó mi mandil…

 

Ah y por cierto, el viernes tuve oportunidad de probar uno de esos nuevos alcoholímetros “buena onda” en los que te hacen la prueba antes de que te subas a tu coche, solo para que sepas cuanto alcohol tienes en la sangre. El límite es de 0.4 y yo, como buen ciudadano que soy, solo presenté 0.2 y todo iba muy bien, el oficial incluso me felicitó y me mandó por un pequeño recuerdo de la ocasión: “Aquí una pulserita para mi amigo el 0.2”. Si, todo iba genial, hasta que se escuchó el gallardo grito de uno de los miembros de la SSP, quien tenía tomado del hombro a uno de nuestros acompañantes: “A ver… ¿Quiénes son los amigos del 2?” Priceless.


UPDATE:


Estos sucesos, acontecidos el mismo sábado al finalizar la película de Transformers 2, fueron tan traumáticos para un servidor, que mi cerebro aparentemente los suprimió por completo:


Resulta que los pisos en Cinemex Platinum son de mármol negro, preciosa piedra, uno de los más nobles materiales de construcción conocidos por el hombre en toda su historia. Pero aparentemente los genios del diseño empleados por esta cadena de cines tuvieron a bien omitir dos pequeños detalles. Primero, los pisos de mármol se pulen. Segundo, los baños comparten el mismo tipo de piso que el resto de los cines.


Pues resulta que estaba yo lavándome mis rudas manos de arriero, bajo el fresco chorro de agua, cuando mi mirada se desvió del grifo hacia el espejo y la escena que se reflejaba frente a mi, desafortunadamente mi mirada se dirigió hacia el tan mencionado piso de mármol y fue ahí cuando por fin entendí que los baños con cubículos que no llegan hasta el suelo y los pisos de mármol pulido son mis peores enemigos.


El marmol pulido es un espejo en el cual no se pierde detalle alguno de lo que sucede dentro de cubíbulos de los excusados. Cuando me encontraron, estaba balbuceando dentro de un closet de limpieza con los ojos irritados de tanto llorar. Obviamente me quejé con la gerente del cine y aunque esta entendió a la perfección que era una pésima idea tener un piso de espejo que te permite observarle sus partes a cualquiera que se encuentre utilizando el baño, me indicó que desafortunadamente no había nada que hacer, ya que el mármol se tiene que pulir. Espero que muchas personas hagan llegar sus quejas y la gente de Cinemex haga algo al respecto por que no le deseo a nadie ser testigo de algo como loque vivi ese día, esa imagen me perseguirá por el resto de mis días.



Comentarios hacia esta página:
Comentado por joel, 02-11-2009, 06:30 (UTC):
jajajaja
no no no javier te manchas jajaja pero sube un mejor post



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 2674 visitantesTANTOS PELAOS MIRANDO ESTE SITIO todos los derechos reservados Cronicas del arrebato S.A. de C.V.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=